Nosotros

“Joker” – La indiferencia como cuna del caos

Cuando se habló de que harían una película sobre el Joker –mi villano favorito de todos los tiempos– pensé que existía el riesgo de que contar su historia le robase la calidad de enigmático al personaje. Por lo regular, no se conoce a ciencia cierta su historia, ni su nombre real, ni de dónde salió. De hecho, hay múltiples versiones sobre su procedencia que me gustaría presentar antes de pasar a la reseña del filme.

Trasfondo del Joker

Igual que el personaje del Joker, la documentación de su creación tampoco está muy clara. Se comparten la custodia Bob Kane, Bill Finger (los creadores de Batman), y el artista fantasma Jerry Robinson – fantasma, porque muchas veces trabajaba sin ser acreditado, mientras los titulares se llevaban el reconocimiento. Hay testimonios contradictorios al respecto.

Algunas fechas importantes sobre la procedencia del Joker y sus versiones…

Las dos historias del Joker en “Batman #1”.

1940 – Aparece por primera vez el Joker en el cómic “Batman #1”, en la primavera del 1940 (Antes de que Batman tuviese su propio cómic, el Caballero Oscuro debutó en “Detective Comics #27” en mayo de 1939). En “Batman #1”, El Joker aparece en dos historias en el mismo ejemplar del cómic. En la primera, “Batman Vs. the Joker”, el Joker termina preso tras anunciar por radio sus próximas víctimas mortales; y en la segunda, “The Joker Returns”, sigue con los asesinatos anunciados, pero termina apuñalándose accidentalmente.

Portada de “The Man Behind the Red Hood”.

1951“The Man Behind the Red Hood” se publica en “Detective Comics #168”. Bill Finger escribió una historia sobre los orígenes del Joker. Este introdujo al Joker como el criminal antes conocido como Red Hood, y explica que, tras caer en una piscina de desechos químicos, terminó con la piel pálida, los labios rojos y el pelo verde.

Portada de “Batman: The Killing Joke”.

1988“Batman: The Killing Joke”, es una novela gráfica escrita por Alan Moore e ilustrada por Brian Bolland. Esta presenta al Joker como un personaje de nombre desconocido, que fracasa como comediante, y teniendo a su esposa embarazada, se involucra con mafiosos para poder llevar algo a la mesa. En esta versión, vuelve a usar el casco del Red Hood y a caer en una tina de ácido, lo que le cambia su apariencia. En este, el Joker hace referencia a su pasado y dice: “¿Sabes? Algo así me pasó a mí… No estoy exactamente seguro de lo que era. A veces lo recuerdo de una forma, y otras, de otra… ¡Si voy a tener un pasado, prefiero que sea de selección múltiple! ¡JAJAJA!”

Afiche de “Batman” (1989).

1989 – El Joker tiene por primera vez un nombre, Jack Napier, en “Batman”, la película protagonizada por Michael Keaton y Jack Nicholson. Tim Burton, director del filme, le puso Jack, por Jack Nicholson, intérprete del Guasón en dicho filme, y Napier, por Alan Napier, el actor que interpretaba al mayordomo Alfred Pennyworth en la serie ‘live-action’ de Batman en los años sesenta. Burton le dio nombre dado a que el personaje, antes de convertirse en Joker, era un gángster que tenía un amorío con Alicia Hunt, la novia del jefe de la mafia, Carl Grissom. Dado a que Napier era un hombre bien establecido dentro de la mafia, no tenía sentido que no tuviese nombre. En este mismo filme, se le adjudica la muerte de los padres de Bruce Wayne, y termina con la extraña apariencia luego de caer un recipiente con ácido.

Afiche de “The Dark Knight” (2008), segundo capítulo en la trilogía de Nolan.

2008 – Nuevamente el Joker no tiene nombre y su procedencia es desconocida en “The Dark Knight”, de Christopher Nolan. Heath Ledger interpreta a un Joker de manera magistral, que saca mucho de distintos cómics. De “Batman #1”, saca sus interferencias mediáticas para aterrorizar a la ciudad, mientras que de “The Killing Joke”, saca la ‘selección múltiple’ de su pasado al hablar de sus cicatrices, y lo que intenta hacer en “TKJ” con Commissioner Gordon, es lo que hace en “TDK” con Harvey Dent. De hecho, hasta sus frases se parecen. En “The Killing Joke”: “¡He demostrado que no hay diferencia entre yo y los demás! Todo lo que se necesita es un mal día para reducir al hombre más cuerdo que existe a la locura. Así es cuán lejos está el mundo de donde estoy yo. Tan solo un mal día”. En “The Dark Knight”: “¿Ves? La locura, como sabes, es como la gravedad. Todo lo que necesita es un empujoncito. ¡JAJAJA!” Esta vez no hay tina de ácido, su cara es pintada, pero sí tiene cicatrices que parten de las comisuras de sus labios.

2016 – Jared Leto interpreta a un Joker que tiene hasta las tetillas tatuadas en “Suicide Squad”.

Portada de “Batman: White Knight”.

2017 – Se vuelve a usar el nombre de Jack Napier en la novela gráfica “Batman: White Knight”, donde el Joker se ha reformado y curado, y Batman pasa a ser el villano más grande de Ciudad Gótica.

Reseña de “Joker” (2019)

Ahora en el 2019, conoceremos mucho más del Joker, con un drama profundo sobre el Príncipe Payaso del Crimen.

Siempre solo entre la multitud, el comediante fracasado Arthur Fleck (Joaquín Phoenix) busca conexión con su entorno mientras camina por las calles de Ciudad Gótica. Arthur usa dos máscaras – la que se pinta a diario para su trabajo como payaso, y la que proyecta para intentar sentirse que es parte del mundo que le rodea. Aislado, acosado e ignorado por la sociedad, Fleck comienza un lento descenso a la locura mientras se transforma en el cabecilla criminal conocido como Joker.

El filme “Joker” hizo con el Joker lo que “Batman Begins” hizo con Batman. Nos lo adaptó a una figura que podría existir en nuestro mundo. Buscando esa autenticidad, el director y escritor Todd Phillips y el coescritor Scott Silver buscaron en los 79 años de historia del personaje y escogieron aquello que les gustó. Por ejemplo, la desfiguración del Joker tras caer en una piscina de ácido lo consideraban poco realista, pero presentarlo como un comediante fallido sí les funcionaba. A raíz de esto, construyeron una historia original.

Joaquín Phoenix hace un rol espectacular como el perturbado Joker, al nivel que es difícil imaginarse esta película con cualquier otro actor y con un resultado tan exitoso. Su interpretación del esbelto villano genera empatía ante su difícil vida cotidiana, pero luego bailará entre lo escalofriante y la teatralidad, ambas cualidades del personaje del cómic al que representa.

Descendiendo con estilo a una nueva vida.

Antes de publicar esto, al enterarse de que ya había visto el filme, varias personas me preguntaron si Phoenix es mejor Joker que Ledger. Y creo que como mejor se contesta la pregunta, es diciendo que sencillamente son distintas sus interpretaciones. Entiendo que Ledger nos dio a un psicópata más calculador, que ya conoce cómo se mueve el bajo mundo y que es tan buen terrorista como criminal. El Joker de Phoenix está en otra etapa. Es un paciente mental con todo en su contra, que encuentra su valía en las acciones erróneas, iniciándose así en el mundo criminal. La comparación entre ambos termina siendo como comparar el Genio de Robin Williams con el de Will Smith en “Aladdin”. Phoenix no borra la huella de Ledger, más bien le da una calidad más humana al personaje… hasta cierto punto.

Los payasos también lloran.

La riqueza de la película, más allá de la elevada calidad actoral que puso Phoenix en el personaje, radica en lo psicológico y en lo tristemente relevante que es a nuestros tiempos, al punto que algunos la han calificado como peligrosa (pero dejemos las controversias para el final).

Si nos vamos a la estructura básica de la historia que relata el filme, es posible que ya la hayas visto antes, y quizás hasta varias veces en diversos filmes. ¿Recuerdas a Ricardo Darín en “Relatos Salvajes”? Claro, no la has visto en el contexto de Ciudad Gótica y con el Guasón como protagonista, con el talento de Phoenix y la forma en que Phillips la cuenta. Y precisamente esa combinación la torna en toda una experiencia que se queda contigo.

La narrativa de la película fluye en ocasiones como un montaje, casi como estampas o fotos Polaroid que vas tirando una encima de otra, que quizás incomodaría en otro tipo de filme, pero en este, juega a su favor.

Mi preocupación sobre si le restaría misterio al personaje, resultó ser innecesaria, pues la película expande y contrae detalles cual si fuera el fuelle de un acordeón. Deja mucho a la interpretación del espectador de una forma similar a como lo hizo “Blade Runner”, lo que invita a debatir sobre el tema y exponer el punto de vista de cada cual una vez terminado el filme.

Arthur Fleck, antes de que se le fuera la guagua de la cordura.

Más que una película del género de superhéroes, es un drama bastante intenso. Sí tiene algo de humor en ocasiones, y a menudo recae en lo incómoda que resulta cierta situación. En ese aspecto, se aleja bastante del humor irreverente de las comedias de Phillips como “Old School” y la trilogía de “The Hangover” para mostrar un lado más serio.

La colorización y la banda sonora complementan muy bien el estilo de esta obra.

“Joker” no es una película para niños. Está clasificada “R”. Es para adultos con madurez y valores morales bien establecidos, que puedan apreciar el séptimo arte como lo que es, un trabajo de ficción y en este caso, una crítica social.

Un ente de controversias

Desde su aparición en los cómics, el Joker ha sido un personaje que ha generado controversias, principalmente por la violencia con que se desempeña.

El Joker de “Batman: The Animated Series”.

En 1954, el Comics Code Authority se estableció en respuesta a un creciente disgusto público antes el contenido de los cómics. La movida fue inspirada por el psiquiatra Frederic Wertham, quien creía que los medios masivos, en especial los cómics, eran responsables del aumento en delincuencia juvenil, violencia y homosexualidad, particularmente en hombres jóvenes. Para ese entonces, hubo padres que le prohibían a sus hijos leer cómics y hasta hicieron múltiples quemas de libros.

El código prohibía el morbo, los innuendos y la violencia excesiva, lo que ocasionó que se modificaran las tendencias homicidas del Joker hasta convertirlo en un ladrón bromista y chistoso para conseguir la aprobación y la aceptación del personaje.

En la serie televisiva del 1966, el actor César Romero interpretó una versión menos letal del Joker, quien tenía alocados planes y herramientas curiosas para cometer crímenes. Ante su éxito, el estilo se replicó en los cómics, hasta que con el paso de los años se volvió abrir la puerta a la violencia subida de tono.

La existencia del código ocasionó que naciera una escena ‘underground’ de cómics para finales de los sesenta. El código fue revisado varias veces durante el paso de los años y para los ochenta, toleró más violencia. Para inicios de la década del 2000, las principales compañías de cómics comenzaron a abandonar el uso del código y sustituirlo por sus propias clasificaciones.

Estos cambios también los hemos visto en el cine, donde las películas de superhéroes cada vez buscan ser más atrevidas, cambiando el PG-13 por una R, con violencia más cónsona a sus personajes, como lo han hecho con “Blade”, “Deadpool”, “Logan” y ahora “Joker”.

El Joker es un payaso psicópata, y se le conoce como el Príncipe Payaso del Crimen. Con una descripción así, no esperarías que este payaso ande por ahí regalando besos y abrazos en el cumpleaños del vecinito. Así de violento era el personaje cuando inició y así lo hemos visto en cómics más contemporáneos, en videojuegos y en “The Dark Knight”. Es parte de lo que define al personaje. Cuando finalmente Wolverine tuvo su filme “R” con “Logan”, vimos al personaje usar sus garras de adamantium para lo que fueron hechas… y obviamente no era para cortar ‘construction paper’ en la escuelita.

Ahora, con la llegada de “Joker” a las salas de cine, hemos visto múltiples controversias. Se ha prohibido que los espectadores asistan con disfraces y máscaras a las tandas del filme. El ejército de los Estados Unidos alertó sobre posibles atentados. Familiares de las víctimas de la masacre de Aurora, Colorado le pidieron a Warner Bros. que tomaran acción en contra de la violencia de armas de fuego, y la película no se exhibirá en el teatro donde ocurrió la masacre con “The Dark Knight Rises” el 20 de julio de 2012.

Vivimos tiempos en que se le sigue haciendo responsable al cine y los videojuegos de la violencia en nuestra sociedad, pero sin embargo, a lo obvio no se le hace frente. Se hacen de la vista larga ante la accesibilidad a las armas de fuego, la falta de reglamentaciones y de evaluaciones psicológicas. ¿Si el resto del mundo también tiene acceso a las películas y videojuegos, por qué es Estados Unidos el lugar en donde más tiroteos en masa ocurren? Aquellos en el poder tiran sus “pensamientos y plegarias” tras cada masacre que vemos como si fueran a solucionar algo, pero sabemos que hace falta mucho más.

El problema no son las herramientas, sino lo que el hombre hace con ellas. Un martillo se puede usar para construir una casita para tu perro, como lo podrías usar para romperle la cabeza a alguien. Lamentablemente, quizás haya quien intente usar “Joker” como inspiración para algo terrible, pero si algo positivo busca la crítica social del filme es denunciar que hace falta más empatía y consideración en este mundo. Solo recuerda que quien siembra vientos, cosecha tempestades. Así es la vida.

Estudio: Warner Bros. Pictures

Director: Todd Phillips

Guión: Todd Phillips y Scott Sliver

Género: Drama

Clasificada: R

Duración: 2:01

Calificación: 5/5

, , , , , , ,

No comments yet.

Leave a Reply

Ahí vamos.