Nosotros

SpaceX aterriza exitosamente sus cohetes del Falcon Heavy de fondillo

“Como si estuviesen en ‘Rewind'”, así mismo aterrizaron de vuelta los ‘boosters’ del Falcon Heavy en la tarde de hoy, tras su histórico despegue en la tarde de hoy, martes 6 de febrero.

El Falcon Heavy, 11 minutos antes de despegar.

El Falcon Heavy es el cohete más poderoso del mundo, y el segundo en fuerza si se le compara a los Leviathans que llevaron a tripulaciones a la Luna para la era de los Apollos.

Tras el lanzamiento, la compañía SpaceX separó sus tres ‘boosters’ o cohetes de refuerzo, y aterrizó dos mediante fuego controlado, en plataformas paralelas cercanas a su lugar de despegue en Cabo Cañaveral, Florida.

Parece que están despegando pero no, están aterrizando.

No obstante, el tercero cohete de refuerzo, el ‘center core’ se suponía que aterrizara en una plataforma ‘drone’ en el océano Atlántico pero no lo hizo, luego de que la transmisión se cortara por las vibraciones del cohete.

En una llamada a la prensa, el CEO de SpaceX, Elon Musk, explicó que el ‘center core’ solo pudo reiniciar uno de los tres motores necesarios para aterrizar, por lo que cayó al agua a 300 millas por hora. Dos motores de la nave fueron removidos cuando esta se estrelló, informó The Verge.

Fuera de este incidente, lo demás resultó exitoso.

Si entra en pánico el monigote, solo debe recordar que al menos estará llorando en un Tesla.

El multimillonario fundador de SpaceX y la compañía Tesla, Elon Musk, lanzó uno de sus Tesla Roadsters en camino hacia Marte. El auto rojo que iba camino al Planeta Rojo, llevaba en el asiento del conductor un monigote con casco de astronauta, con un mensaje de “Don’t Panic” en en salpicadero o ‘dashboard’, y en la radio, sonaba la canción “Life on Mars” del fenecido cantante David Bowie.

El viaje de prueba, fue un éxito y un paso hacia adelante hacia viajes más económicos y frecuentes al espacio, lo que permitirá que gobiernos y compañías puedan llevar sus proyectos al espacio, o preparar misiones de mayor profundad en el espacio.

El costo estimado de cada lanzamiento del Falcon Heavy es de $90 millones, mientras que los cohetes SLS de la NASA, un sistema similar, se espera que cuesten como mil millones de dólares por viaje, según The Guardian. Costosos, definitivamente, pero la alternativa de SpaceX es definitivamente mucho menos costosa si se compara así.

Puedes ver la transmisión completa aquí, pero si solo quieres ver a los cohetes aterrizar de fondillo, brinca hasta el minuto 37:37.

¿Impresionante, no?

, , , , , ,

Ahí vamos.