Nosotros

“Toy Story 4” – Regresan los juguetes con una aventura más

Cuando “Toy Story 3” terminó, hace ocho años, se sintió como que la trilogía que contaba la historia de Woody y sus amigos tuvo un buen cierre. Cuando se anunció que la ganga volvería a presentarse en la pantalla grande en un cuarto filme, algunos tuvieron sus reservas.

Ese no fue mi caso. Honestamente, no me molestaba la idea de volver a ver a los divertidos personajes de “Toy Story” en una nueva aventura. Es normal preguntarse qué otra aventura justificaría una “Toy Story 4”, y ahora les cuento.

En “Toy Story 4”, Woody, Buzz Lightyear y el resto del grupo se van de ‘road trip’ con la niña Bonnie, su familia –obviamente– y un nuevo juguete llamado Forky. El viaje termina convirtiéndose en una reunión inesperada cuando el leve desvío de Woody lo lleva a reencontrarse con su vieja amiga Bo Peep. Cuando Woody y Bo rememoran su pasado, pronto comienzan a darse cuenta que tienen perspectivas muy distintas sobre lo que buscan de su vida como juguetes.

Lo primero que debo señalar es que, contrario a los pasados filmes de Pixar, “Toy Story 4” rompe con la tradición al no tener un corto al inicio. Esto no pasaba desde el filme original de “Toy Story” en 1995. Los productores Jonas Rivera y Mark Nielsen le atribuyeron la ausencia a una escasez de recursos. “Las personas en el estudio estaban todas ocupadas trabajando en largometrajes al momento”, indicó Nielsen a Yahoo! Movies UK. “Había una gran demanda por terminar los últimos filmes y no había gente para preparar un cortometraje”. No obstante, Rivera asegura que los cortos volverán a posarse al inicio de futuros filmes.

El filme entrelaza varias historias, pero contaría tres como las principales: Forky se extravía, lo que lleva a Woody a ir tras él, pues sabe lo importante que es para Bonnie. Woody se reencuentra con Bo Peep, quien se siente más libre que nunca, lo que abre paso al aspecto más existencialista del filme, preguntándose qué hay más allá de la vida de un juguete. Por otra parte, Gabby Gabby (Christina Hendricks), una muñeca defectuosa, encuentra algo en Woody que podría ser la llave a experiencias que siempre quiso y nunca tuvo. Con la presentación de nuevos personajes, se introducen otras historias, aunque a estas no se les da tanta importancia.

Entre los nuevos personajes están Ducky y Bunny, interpretados por los comediantes Keegan-Michael Key y Jordan Peele, respectivamente. Este dúo es responsable de gran parte del humor, con sus fantasías irreverentes. Forky, interpretado por Tony Hale, tiene su encanto, aunque reconozco que me fue difícil no pensar en Buster Bluth de “Arrested Development” (personaje que Hale encarna en la serie) durante su interpretación. Keanu Reeves interpreta a Duke Caboom, una versión canadiense del juguete de Evel Knievel. Reeves hizo un buen trabajo, a pesar de que su historia pudo haber estado mejor trabajada.

En las voces, retornan a sus roles Tom Hanks (Woody), Tim Allen (Buzz), Annie Potts (Bo Peep), Joan Cusack (Jessie), Kristen Schaal (Trixie), Wallace Shawn (Rex), Blake Clark (Slinky Dog), John Ratzenberger (Hamm), Timothy Dalton (Mr. Pricklepants), Bonnie Hunt (Dolly), Estelle Harris (Mrs. Potato Head) y hasta el fenecido Don Rickles, cuyos archivos de audio fueron usados para darle vida a Mr. Potato Head una vez más.

De la forma en que está estructurado el filme, llega a sentirse que es una película más para aquellos que crecimos con ellas y no tanto para los niños, aunque es probable que se la disfruten igual, pues tiene suficiente humor y acción como para entretener. Hay ciertas escenas que podrían llegar a asustar a niños, particularmente las de unos muñecos de ventrílocuo, ayudantes de la muñeca Gabby Gabby, que tampoco se queda atrás en lo ‘creepy’.

El ritmo del tercer acto se siente bastante apresurado en comparación al resto del filme. De hecho, la película tiene más acción que emotividad y pone a los juguetes a trabajar al límite, con secuencias que me resultaron similares a las de “Finding Dory” (2016).

Algunas escenas que deberían tener más profundidad emocional se desenlazan con brevedad, perdiendo emotividad. No hay nada en este filme que te estruje el corazón como lo hizo Bing Bong en “Inside Out” (2015), o como la secuencia de la historia de Jessie en “Toy Story 2” (1999, vídeo a continuación). O sea, pudo haberlo, pero no se le dio el espacio para desarrollarlo.

La calidad de la animación es excelente, como siempre. Se ve lo mucho que ha evolucionado la compañía desde 1995 para acá. La banda sonora, al igual que los pasados tres filmes, vuelve a contar con Randy Newman. La misma ambienta adecuadamente todas las escenas.

Tiene varios ‘Easter eggs’ para los fanáticos de los filmes de Pixar, tanto largometrajes como cortos, por lo que hay que estar bien pendientes, pues algunos podrían pasar desapercibidos. Al menos pude identificar dos, uno de “Up” y otro de “Tin Toy”, el primer cortometraje de Pixar en 1988, de donde surgió la inspiración para “Toy Story”.

“Toy Story 4” posee suficiente como para entretener a toda la familia, aunque se siente que su audiencia principal son los adultos que crecieron con las películas de Pixar. No era necesario expandir la historia con un cuarto filme, pero ya que lo tenemos, disfruta el viaje. Después de todo, es una aventura más.

Hay escenas durante y después de los créditos.

Director: Josh Cooley.

Historia: John Lasseter, Andrew Stanton, Josh Cooley, Valerie LaPointe, Rashida Jones, Will McCormack, Martin Hynes y Stephany Folsom.

Guión: Andrew Stanton y Stephany Folsom.

Clasificada: G

Género: Aventura/Comedia

Duración: 1:40

Calificación: 4/5

, ,

No comments yet.

Leave a Reply

Ahí vamos.