Nosotros

“Yuli” – Una vida hecha (de) ballet

Con la llegada de la Cuarta Semana del Cine Español en Puerto Rico, estrena “Yuli”, una producción cinematográfica española sobre el bailarín cubano de ballet Carlos Acosta, y a su vez, una adaptación de su novela autobiográfica “No Way Home”.

Carlos Acosta se interpreta a sí mismo durante la adultez del personaje y en etapas documentadas de su vida.

“Yuli” nos cuenta la vida de Carlos (quien se interpreta a sí mismo durante la adultez), desde sus orígenes en un barrio pobre de La Habana, hasta convertirse en la estrella de una de las más grandes compañías de ballet del mundo. Yuli, como le apoda su familia, es un niño talentoso para el baile, pero no quiere ser bailarín. Aún así, su padre Pedro lo obliga a la fuerza. Entre las presiones paternales y bajo la tutela de su maestra Cherry, la directora de la Escuela Nacional de Ballet de Cuba, Yuli llegará a ser uno de los mejores bailarines de su generación, rompiendo estereotipos al convertirse en el primer bailarín negro en interpretar a Romeo en el Royal Ballet de Londres, donde cursó estudios y se hizo una estrella durante los 17 años que estuvo allí.

“Yuli” obviamente toca el tema del baile y los sacrificios que este conlleva como expresión artística. Además, trabaja temas como las raíces, la cultura, la historia de Cuba y la importancia de la familia.

La película, que ahora se exhibe en Puerto Rico como parte de los siete filmes que presenta la Cuarta Semana del Cine Español en Puerto Rico es un drama agridulce. Mientras que tiene sus momentos tiernos y graciosos, no tarda en exhibir las frustraciones y el dolor como motor para darlo todo, aún cuando se siente estar persiguiendo sueños ajenos. A pesar de esto, dado a la situación en Cuba, realmente es la única forma en que Yuli iba a conocer el mundo que hay más allá del mar que bordea su isla.

Noté algunas cosas algo extrañas en la edición, pues en una escena estaba el protagonista hablando todavía cuando ya tenía la boca cerrada, y una transición de corte abrupto en otra parte. El resto fluyó.

A lo largo del filme, Yuli ensaya una obra de su autoría, que constantemente establece paralelismos con situaciones en su vida, pero hubo una secuencia que todavía me pregunto qué relación guardaba con el resto. Precisamente, otro personaje se hace la misma pregunta, por lo que lo descartaría como un chiste interno del bailarín.

Las actuaciones, en su mayoría, son buenas, y los bailes definitivamente dan fe del talento de Carlos Acosta.

Una gran cantidad de españoles sienten fascinación por Cuba: quizás porque suele ser uno de los destinos turísticos preferidos de los ibéricos. Pau Donés, cantante de Jarabe de Palo, escribió “La Flaca” tras conocer a una mujer en Cuba; Fernando Trueba y Javier Mariscal prepararon el filme animado “Chico & Rita” sobre una pareja en Cuba, pues ambos son fanáticos de la música y la cultura cubana. Ahora “Yuli” se le suma a la lista de tributos a nuestra isla hermana.

Recomiendo “Yuli” para aquellos que disfrutan de los dramas, la cultura cubana y el ballet, pues dentro del aspecto dramático, hace constantes pausas para expresar su dualidad como expresión artística, y esto alenta considerablemente la narrativa.

Director: Icíar Bollaín.

Guión: Paul Laverty, Carlos Acosta.

Género: Drama biográfico.

Duración: 1:55

Calificación: 3.5/5

, ,

Ahí vamos.