Nosotros

Unos cuantos #Fails por los que casi se derrite “Let It Go”

Idina_Menzel_Oscars_620_300

Idina Menzel interpretó “Let It Go” con algunas complicaciones. Foto por: oscar.go.com

 

Como supongo le pasó a miles de los que leerán este “post”, yo también salí del cine cantando “Let It Go” y desde el primer momento supe que el musical animado “Frozen” se convertiría en un monstruo que arrasaría en las próximas premiaciones.

Pero durante la edición 86 de la entrega de los Premios Óscar, el momento mágico de la canción realmente me hizo congelar; ¡pero del estrés!

“Let It Go” tuvo una entrada desentonada y unos cuantos tropiezos hasta la última nota, y aunque me duela decirlo, me refiero a Idina Menzel (la voz de la Elsa), porque la música era una pista.

Mira el video aquí—> Idina Menzel Performs ‘”Let It Go”

Quizás fueron los nervios, o cualquier otro asunto, pero bien dicen que para cantar “la primera nota es la más importante”, y luego de la intriga de las primeras notas del piano, fue como un golpe escuchar “the snow glows white on the mountain tonight” todo desentonado.

Pero además del principio, ¿Qué pasó después?

Pasó que la canción se redujo de 3:34 minutos de emoción a un arreglo que solo alcanzó los 2:23, eliminando algunas de las partes que hacen que la canción se vaya convirtiendo lentamente en la pieza ganadora de Mejor Canción Original por sus atributos, escrita por Kristen Anderson-López, Robert López  y arreglada por Christophe Beck.

En el verso “don’t let them in, don’t let them see” (41 segundos), pareciera como si Menzel estuviera arrastrando la letra, o sea, su poca articulación casi provoca que no se entendiera. En boricua, diría que parecía que “tenía la lengua pesá”.

frozen-idina-menzel-elsa-cara-triste

La cara de Elsa viendo los Óscars/ Foto por:hypable.com

No digo que todo haya sido malo, de forma general, dándole un 8 de 10 me atrevo a decir que Menzel tuvo una interpretación mediana: se quedó corta en algunas frases que se esperaba extendidas y en algunas que debió cantar menos ligada, lo hizo al revés y ni mencionemos (ya lo hice) su voz nasal casi de resfriado.

Además de que sonó como bruja malvada en la línea “I’ll rise like a break of dawn” (1:54).

El final: Brrrr!! ¡A este punto sí que estaba temblando!

Alcanzar los agudos de “Let It Go” no es un asunto sencillo, hace falta talento y sobretodo técnica vocal, por eso le perdoné la ronquera del gran prefinal: “let the storm rage oooon!!!!” (2:15), pero no por eso le perdono el final final, que sí le quedó como arreglo de “reality show”, un asunto triste para una canción que pasará de la pantalla grande a Broadway.

Pese a todo, si hubiera estado ahí, -por obsesión-  también hubiera sido parte igual del “standing ovation”.

Mira el video con la canción original:

 

,

No comments yet.

Leave a Reply

Ahí vamos.