Nosotros

“Angry Birds” (La película) – Blanda comedia basada en el popular videojuego

Trasfondo

El 11 de diciembre de 2009, un videojuego salió al mercado para comenzar su cruzada de cautivar a la audiencia; un videojuego que se me parecía mucho a un jueguito de Flash gratuito de la compañía Armor Games llamado Crush the Castle.  Crush the Castle, publicado en línea el 29 de abril de 2009, a su vez, decía estar inspirado en otro juego gratuito llamado Castle Clout, de un tal Liam Bowmers.  Para el 17 de septiembre de 2009, sale Crush the Castle para iOS.  Dos meses más tarde, sale el juego del que hablaba inicialmente… mundialmente conocido como Angry Birds.

Juzgue usted… el mismo concepto, sustitución de la catapulta por una honda o resortera, sustitución de las municiones por caricaturas “cute” de pajaritos, sustitución de la gente del castillo por cerditos verdes (y que además tienen un rey), y una sustitución de contexto de una batalla entre reinos por una batalla en venganza por la invasión de unos cerdos robahuevos.  A esto le añades una canción pegajosa y ¡listo!  ¡A monetizar!

Foto: Rovio/iTunes.

Foto: Rovio/iTunes.

Si Rovio Entertainment, compañía desarrolladora del imperio de los pájaros enojados, copió algún juego de los antes mencionados, es (para algunos) debatible, pero no entremos en polémicas.  Ustedes vinieron a ver si yo pienso que la película es buena.  El juego ya lo conocen suficientemente bien, al igual que este los conoce bien a ustedes, por la estrecha relación que fomentaron con él mientras calentaban el asiento del inodoro.

La reseña

Tras múltiples videojuegos, camisas, juguetes, peluches, dulces, etc., etc., etc… Angry Birds dio su paso a la pantalla grande con una película, desarrollada en conjunto por Sony Pictures y Rovio Entertainment.  La misma promete cautivar a los niños, pero… ¿tendrá la misma suerte para echarse al bolsillo a la familia entera?

Foto: Rovio/Columbia Pictures.

Foto: Rovio/Columbia Pictures.

“Angry Birds” relata la historia de Red (Jason Sudeikis), un pájaro rojo que ha sido víctima de acoso (“bullying”) a lo largo de su vida y que por cuestiones de la vida y su mal carácter, es enviado a sesiones de manejo de coraje.  En el proceso, el mundo de los pájaros felices recibe una inesperada visita: la de unos cerditos verdes.  Mientras que el pueblo busca ser hospitalario con los turistas, Red desconfía de las buenas intenciones de los estos cerdos.  ¿Qué se traerán entre manos los cerditos?  ¿Será cierta la mala espina de Red?  ¿Será Red el héroe que estos pájaros–que no vuelan–necesitan?

Si conoces el videojuego, ya conoces la historia de la película.  Claro, lo que en el videojuego es una tirilla cómica de unas pocas viñetas, en el cine es extendida para añadirle más trama al conflicto.  Así que para crear empatía, tenemos a Red como el “underdog” incomprendido.  Para complicar la trama, recurre a otra historia que guarda cierta relación con un cuento infantil.  Sin embargo, demora demasiado en establecer el conflicto. Para resolverlo, como era de esperarse tarde o temprano, recurre a las dinámicas del juego, mientras que a lo largo del filme va dando a conocer a los personajes característicos de estos.

En resumen, la historia es simple, y si has jugado Angry Birds, predecible.  Los niños más pequeños se entretendrán viendo los tiernos y coloridos personajes, mientras bailan en la pantalla.  A los más grandes, intenta cautivarlos con su humor, que a veces te hará reír, y muchas otras, te dejará inerte, empollando el asiento, a menos que los clichés y los chistes escatológicos sean los que más te hacen cosquillas. La película cuenta con múltiples referencias a la cultura popular, en ocasiones limitadas a la forma en que uno que otro personaje está vestido, pero estas parecen estar compensando por la ausencia de contenido en su historia.

Mientras que el guión pudo haber estado mejor, al menos lo hace bien al demostrar que tiene corazón, con algunas partes emotivas, aunque no lo suficientemente manipuladoras como para sacarte lágrimas ni hacerte un taco en la garganta.  También cumple con ofrecer un mensaje positivo.

Los personajes en general son interesantes, sobre todo Chuck, el pájaro amarillo, interpretado por Josh Gad, quien prestó su voz para darle vida a Olaf en “Frozen”. Aunque tiene buenos actores en su elenco, “Angry Birds” los desaprovecha, limitando su participación a pocas líneas de diálogo o comentarios de humor leve. Los actores que prestaron sus voces, aparte de Sudeikis y Gad, son Danny McBride, Maya Rudolph, Bill hader, Peter Dinklage, Sean Penn, Keegan-Michael Key, Kate McKinnon, Tony Hale, Hannibal Buress, Billy Eicher, y artistas como Blake Shelton y Romeo Santos.

La animación es buena: sencilla cuando lo amerita y ‘snappy’ cuando busca divertir.  La banda sonora es decente, con canciones pop que conocemos.  Sin embargo, la melodía emblemática del videojuego es más bien usada como distintos fraseos melódicos aquí y allá.  Entiendo que no se le sacó el partido que se le pudo haber sacado.

Si tus niños quieren verla, complácelos y llévalos al cine.  Puede que no te complazca a ti del todo, pero al menos te hará reír en sus momentos.  Cuando no se me hizo lenta, la película me entretuvo y me hizo reír en varias ocasiones; no obstante, como coleccionista de películas animadas, no me generó suficiente interés como para querer incluirla en mi colección.

John Vitti escribió el guión. Clay Kaytis y Fergal Reilly dirigieron el filme.

Distribuye: Sony Pictures
Clasificada: PG
Duración: 1:37

Calificación: 3/5

, , , , ,

No comments yet.

Leave a Reply

Ahí vamos.