Nosotros

“Our Brand is Crisis” – El sucio juego de la politiquería

Algunos debatirán que el deporte nacional en Puerto Rico es o el baloncesto o béisbol. Los taínos se ofenderán y dirán que ni uno ni el otro, que es el batú. Sin embargo, basta con ver la televisión, escuchar la radio y leer el periódico para reconocer que la política parece ser nuestro deporte nacional.

Pues “Our Brand is Crisis” es el equivalente de si se hiciera un filme sobre la rivalidad entre Irving Faccio y Ángel “Kid Cajita” Cintrón. De hecho, parte de la película fue filmada en Puerto Rico, pero Puerto Rico actúa como Bolivia.

El Lcdo. Alberto Bacó Bagué durante su mensaje antes de la función especial de "Our Brand is Crisis".

El Lcdo. Alberto Bacó Bagué durante su mensaje antes de la función especial de “Our Brand is Crisis”.

Por tal motivo, el martes se celebró una función especial en Fine Arts de Popular Center en Hato Rey que contó con la participación de Carmen Vélez, directora de Warner Bros. Puerto Rico, y con el licenciado Alberto Bacó Bagué, Secretario del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio. Vélez indicó que el filme se exhibirá en 14 salas de la Isla, mientras que Bacó expresó que la industria del cine es una de igual importancia a todas las demás, además de reforzar que hace falta una “generación de mentes a la obra”.

“Our Brand is Crisis” presenta a un candidato presidencial boliviano al que le va súper mal en las encuestas, por lo que decide contratar a un equipo de manejadores estadounidenses para que lo ayuden a triunfar. De estos, la estrella principal es “Calamity” Jane Bodine (Sandra Bullock), una brillante estratega que abandona su retiro autoimpuesto ante la oportunidad de vencer a su contrincante profesional, el despreciable Pat Candy (Billy Bob Thorton). Con Candy trabajando para la oposición, la situación se vuelve una guerra sin cuartel entre los consultores políticos, donde nada es sagrado y lo que importa es ganar.

Foto: Warner Bros. Pictures.

Foto: Warner Bros. Pictures.

 
La película se anuncia como una de esas ‘dramedias’, un híbrido entre drama y comedia, y aunque muchos se rieron en múltiples partes del filme, el tipo de humor no será para todo el mundo. Por aquello de dar un ejemplo, si te da gracia que atropellen a un animal, pues probablemente te rías con este filme. Por lo general se siente como uno de esos filmes que intentan ser serios y graciosos a la vez, y con semejante crisis de identidad no terminan siendo exitosos ni de un lado ni del otro.

A mí, como comedia, no me hizo reír. Trata de sacarle lo de “Miss Congeniality” a Sandra Bullock, pero no encaja con el tipo del filme que es, ni con las exigencias dramáticas del mismo. Como drama es más funcional, pero más allá de establecer que la politiquería es un juego sucio, no hace mucho por añadirle más al argumento. Sí lo intenta hacer con un final sin ton ni son, pero no es lo suficientemente sólido como para que uno salga de la sala con una sensación de satisfacción.

En lo que sí tiene validez es en ser un instrumento de crítica social, no solo para denunciar el juego sucio de la politiquería, sino el interés de estadounidenses en asuntos del extranjero, sobre todo al priorizar su propia mentalidad capitalista y económica por encima del bienestar de un país y de un genuino interés de ayudar.

Las actuaciones, por lo general, son decentes. Aparte de Bullock y Thornton, participan Anthony Mackie, Joaquim de Almeida, Ann Dowd, Scoot McNairy, Zoe Kazan, Dominic Flores y Reynaldo Pacheco.

La cinematografía es funcional, pero no ornamenta mucho. De hecho, hasta el trabajo gráfico de los logos de los partidos políticos se siente que fueron hechos a última hora y que no se les puso esfuerzo creativo. Es casi como si hubiesen seleccionado la primera tipografía que encontraron en una computadora, y hubiesen impreso un ‘sticker’ con las iniciales de cada partido para identificar a cada uno.

Su ritmo es lento y en lo que te lleva de ataque en ataque, más te entretienes tratando de identificar qué partes fueron filmadas en Puerto Rico. Mientras que sí tiene unas estrategias interesantes, hay otras que van más allá de lo absurdo.

Si estás en las de ir al cine a ver un drama medio exagerado sobre politiquería, este filme es para ti. De lo contrario, ve a tu propio riesgo, o espera a que salga en alquiler.

David Gordon Green dirigió el filme. Peter Straughan escribió la adaptación del documental “Our Brand is Crisis”, de Rachel Boynton.

Productora: Warner Bros.
Clasificación: R
Duración: 1:47

Calificación: 2.5/5

, ,

No comments yet.

Leave a Reply

Ahí vamos.