Nosotros

“Ben-Hur” (2016) – Un clásico rehecho, aceptablemente entretenido

Le toca un ‘remake’ a uno de los clásicos de Semana Santa: “Ben-Hur”.

Para curarme en salud, no he visto completas ni “Ben-Hur: A Tale of the Christ” (1925) ni “Ben-Hur” (1959), por lo que compararla la nueva versión con estas obras no me será posible.

ben-hur-2016

Esta nueva versión de “Ben-Hur” relata la historia de dos hermanos en Jerusalén, uno judío y de noble cuna y otro, romano y adoptado. Para volverse un hombre respetable y vencer obstáculos que se interpongan por su amor por Tirsa, se va de la casa a luchar en diversas guerras como un soldado romano. Por complicaciones del destino, el hermano judío termina siendo acusado injustamente por un crimen que no cometió, poniendo en peligro a toda su familia y tornando al príncipe en esclavo. Con el fin de encontrar a su familia como norte, Judáh Ben-Hur hará todo lo posible por vengar al responsable de su sufrimiento y en el proceso encontrará más de lo que esperaba.

Esta es una historia de venganza, rivalidad y redención con un tono bíblico, pues en el proceso intercalan estampas de la vida de Jesús en el relato. “Ben-Hur” no es exactamente una historia bíblica, aunque sí se hace mención de Ben-Hur en la biblia como gobernante de la tierra de Efraím en Israel (1 Reyes 4:8). El escritor Lew Wallace dijo no haberse influido por sentimientos cristianos a la hora de escribir la historia, que terminó siendo considerada “el libro cristiano más influyente del siglo 19”.

La película de 1959, protagonizada por Charlton Heston, no solo fue súper exitosa para MGM, sino que además ganó 11 premios Óscar. Con un trasfondo así, la película nueva tiene unos zapatos muy difíciles de llenar.

La nueva “Ben-Hur” cumple con contar la historia del escritor Lew Wallace de una forma entretenida. No obstante, de la forma en que está relatada, los personajes no logran atraparte emocionalmente ni crear un nexo empático con la audiencia. Sus actuaciones son decentes, su cinematografía es bastante buena y sus efectos visuales a veces funcionan, pero otras veces se ve que son hechos a computadora.

Su elenco lo forman Jack Huston como un Judah Ben-Hur aceptable; Toby Kebbell como un Messala Severus con cara de inocentón que chocaba un poco con su coraje militar; Rodrigo Santoro como un Jesús que no dudaba en hacerse partícipe de temas ajenos; Nazanin Boniadi como una Ester que manifiesta la mayor emotividad del filme; Ayelet Zurer como una Naomi Ben-Hur medio amargada, Pilou Asbaek como un Poncio Pilato con cara de romano molesto; Sofía Black-D’Elia como una Tirsa sosa; y Morgan Freeman como un negociante sabio con carisma, un rol bastante cómodo para el actor.

Algunos cabos se dejan sueltos y otras partes de la historia las zapatean como para cumplir de que se contaron, pero no se les da la importancia que ameritan. Las escenas sobre la vida de Jesús, aunque con un propósito de enseñanza, reciprocidad y de importancia para el tema principal, a veces se sienten como que puestas ahí, sin mucha conexión con el resto de la película.

Una de las escenas emblemáticas del filme, la carrera de carrozas, está bien lograda y es muy entretenida, pero luego de eso, el desenlace es como rapidito, como para dar un cierre, tirar los créditos y calabaza, cada cual para su casa.

Es muy posible que si no has visto ninguna película de “Ben-Hur”, la película te entretenga porque la historia de por sí es buena, pero también es posible que si has visto el clásico de Heston, no quedes satisfecho con esta nueva versión. La calidad del filme muestra una mejoría si se compara con “Son of God”, que es también de los mismos productores, pero como producto, se siente, salvo la carrera, como una de esas películas especiales que dan en la televisión, de esas que están bien para verlas solo una vez.

Director: Timur Bekmambetov
Guionistas: Keith R. Clarke y John Ridley
Estudio: Paramount/MGM
Historia: Lew Wallace
Duración: 2:04
Clasificada: PG-13
Género: Drama/Aventura

Calificación: 3/5

No comments yet.

Leave a Reply

Ahí vamos.