Nosotros

Espectacular cierre del Mastercard JazzFest ’22

Domingo, 29 de mayo. Última noche del Mastercard JazzFest ’22. Se exigía evidencia de vacunación para el evento, pero las mascarillas eran opcionales. No se llenó a capacidad, y todo el que no fue, se perdió de tremendo espectáculo musical. Se podría decir que fue la noche cubana del JazzFest, pues se presentaban los talentosísimos artistas cubanos Aymée Nuviola, Chucho Valdés y Paquito D’Rivera.

En el público predominaban los pelos blancos y grises, algo que podría tal vez impulsar la declaración de que la juventud puertorriqueña no escucha jazz.

A las 6:20pm, una grabación daba la bienvenida: “Prepárense, en breve comenzamos”. Cinco minutos luego, repiten el mensaje, y cinco minutos después, apareció Brauilio Castillo, hijo en tarima: “Verifiquen sus boletos. ¿A qué hora decía que empieza? Ahhhh, some things never change”, haciendo énfasis en que comenzaron puntuales.

¿Recuerdan cuando John Travolta presentó a Idina Menzel en los Premios Óscar de 2014 como Adele Dazeem? Pues más o menos así presentó Braulio Castillo, hijo a Aymée Nuviola. Tras resaltar los múltiples talentos de la cantante, pianista, arreglista y compositora, la introdujo como “Ivette Nubela”, segundos después diciendo “Nuviola”, ya fuera del escenario.

Aymée Nuviola

A las 6:35pm los nueve músicos de la orquesta de Aymée empiezan a tocar y un minuto después apareció ella en tarima. Sus interpretaciones fueron potentes, enérgicas, siempre demostrando total dominio de su voz, pintando melodías mientras jugaba con los tiempos y las notas, y a su vez, improvisaba constantemente con mucha destreza. A esta habanera le apodan “La sonera del mundo” y no es para menos. Además de cantante, Nuviola es actriz, e interpretó a la gran Celia Cruz en la telenovela Celia, a quien también le dedicó un homenaje musical mediante un ‘medley’.

Su orquesta, dirigida por el bajista Cristóbal Verdecía, estuvo muy bien. Entre los músicos, tenían de invitado especial al pianista cubano Kemuel Roig, quien demostró una excelente destreza para el jazz.

Fue durante sus primeras canciones cuando comenzó a llegar el grueso de la audiencia. Nuviola compartió con el público entre canciones, mostrándose carismática y muy graciosa, constantemente ganándose la risa del público.

En sus diálogos, comenzó agradeciendo a Dios, y expresó que “esta pandemiona ha durado más que una serie de Netflix”. Nuviola no perdió la oportunidad de poner al público a participar, ya fuera subiendo los brazos, cantando o invitándolos a ponerse de pie.

Entre sus relajos, no perdió la oportunidad de reconocer la edad de su audiencia. Cuando presentó la canción Chan chan de Buena Vista Social Club, dijo que este era “un grupo de personas mayores, como ustedes”. También bromeó con un camarógrafo: “¡Qué rápido te sientas! Eres el primero que te cansas. ¿La cámara pesa?”

Aunque en la mayoría de sus canciones predominaba la salsa y el son cubano, las personas permanecían sentadas hasta casi al final de su presentación, que fue cuando se animaron a bailar en parejas o ponerse de pie.

Antes de interpretar El ratón la presentó como “un tema de alguien que me quiso muchísimo, el maestro Cheo Feliciano, a quien extraño cada día de mi vida”. Explicó que grabarían juntos la canción, pero luego este falleció.

Su presentación terminó a las 8:00pm, no sin antes pedir, mediante un soneo, aplausos para sus compatriotas Chucho Valdés y Paquito D’Rivera, próximos a presentarse.

¿Qué cantó?

  1. La gota fría (del colombiano Emiliano Zuleta, popularizada por Carlos Vives)
  2. Paco
  3. Salsa con timba
  4. Chan chan (de Buena Vista Social Club)
  5. El espacio
  6. El ratón (del boricua Cheo Feliciano)
  7. Medley de Celia Cruz: Toro mata / Bemba colorá / Burundanga / La vida es un carnaval / La Guagua
  8. Pedacitos de canciones cubanas: Cuidao con el perro (de Faustino Oramas) / A María le gusta la piña pela’ (de Lisett Morales)
  9. ‘Encore’: Lágrimas Negras (del compositor cubano Miguel Matamoros)

Intermedio

El intermedio fue breve. Duró 20 minutos. Braulio Castillo, hijo subió a tarima a regalar dos Vanilla Gift Cards de $100, cortesía de Liberty. Castillo expresó: “Hace cinco años no nos reuníamos, no había un evento que reuniera a la familia del jazz latino”.

Se vuelve a hacer referencia a la edad del público, cuando el maestro de ceremonia dice que espera que se hayan tomado “la pastillita de la presión”, para que estén listos para recibir al junte de “dos legendarios genios musicales” –Chucho Valdés y Paquito D’Rivera–, quienes iniciaban su gira “Reunión” en Puerto Rico y cuya producción “I Missed You Too” saldrá a la venta formalmente en el mes de julio, pero ya tenían algunas copias a la venta esa noche.

Chucho Valdés y Paquito D’Rivera

A las 8:20pm se personaron Jesús “Chucho” Valdés y Paquito D’Rivera, abriendo su presentación con un breve fraseo de Lamento Borincano. Se presentaron en formato de sexteto, completando la orquesta José Armando Gola en el bajo, Roberto “Tato” Vizcaíno Jr. en la percusión, Dafnis Prieto en la batería y Diego Urcola en la trompeta y el trombón.

Entre canciones, D’Rivera fue el más conversador y quien entre canciones dio un poco de trasfondo de la mayoría de las piezas que interpretarían. Valdés estuvo sentado en su piano, medio de espalda al público la mayoría del tiempo, pero con sus manos visibles para que el público pudiera apreciar su magia en el piano.

“La mejor forma de reunirse para hacer cualquier cosa positiva, es venir a Puerto Rico. Este es el primer concierto de una gira que hacemos Chucho y yo después de 42 años que no hacíamos música juntos”, comentó D’Rivera. Habló también sobre su producción musical, “I Missed You Too”, cuyo título es en honor de su amistad. “Yo también te eché de menos, Chucho”.

Entre las piezas que tocaron, hicieron una mezcla de varias canciones de Mozart, atemperadas al jazz. Entre estas, Vizcaíno Jr. realizó un impresionante solo de percusión en cuanto a velocidad y coordinación y mezclando simultáneamente congas y timbales, destreza que bien puede haber heredado de su padre, percusionista del mismo nombre (pero sin el Jr., claro), y quien también ha tocado con Valdés. Cabe señalar que Vizcaíno Jr. ha estado tomando clases de música desde los 3 años.

Me resultó curioso ver el desempeño de estos maestros del jazz latino, en detalles sencillos como ver a Valdés tirar al piso las partituras de las piezas ya interpretadas, y a D’Rivera doblándose sobre el atril para asegurar la lectura correcta de las notas. Verlos en tarima fue una experiencia que no me gustaría haberme perdido.

Durante Claudia, de la autoría de Valdés, este se lució, dando vida a arpegios con su mano derecha, mientras que con la izquierda, daba rienda suelta a la melodía. Poco después interpretaron de forma muy emotiva el tango El día que me quieras, de Gardel y Le Pera.

D’Rivera mostró gran dominio melódico tanto en el clarinete como en el saxofón, al igual que Urcola con la trompeta y el trombón. Los demás músicos también hicieron excelente trabajo.

Ya habiéndose retirado del escenario, ante el pedido del público que pedían otra canción, regresaron a tocar un poco de Bacalao con pan, del grupo Irakere, al que Valdés y D’Rivera pertenecieron. Luego, Valdés se levanta a abrir un debate: “El bacalao, ¿lleva papa? El bacalao sí lleva papa”, a lo que los músicos responden con un fraseo musical de la aseveración. Poco después, Valdés corrige: “Se equivocaron, el bacalao no lleva papa”. Nuevamente el sexteto responde. Y ya con esto, se retiran de tarima a las 10:01pm.

¿Qué tocaron?

  1. Lamento borincano (del compositor puertorriqueño Rafael Hernández) + ???*
  2. La flor de cayena (de Paquito D’Rivera)
  3. Medley de Wolfgang Amadeus Mozart
  4. ???*
  5. El Pac-Man (del cubano Hilario Durán)
  6. Claudia (de Chucho Valdés)
  7. Lorena’s Tango (de Chucho Valdés)
  8. El día que me quieras (música por Carlos Gardel, letra por Alfredo Le Pera)
  9. El manjar evento
  10. ‘Encore’ Bacalao con pan

*Piezas que no identificaron y que no puede identificar.

Otros detalles

A nivel técnico, el sonido estuvo impecable. Nunca hubo una situación de ‘feedback’. Todo estaba bien balanceado, y la calidad del sonido te permitía apreciar hasta el sonido de los botones del clarinete y saxofón de D’Rivera, y hasta el aire fluyendo por los instrumentos, más allá de las notas que emitían. Los responsables de esto fueron Javier Chico Morales y su equipo, y Ronnie Torres, a quién llaman “El Mago de la Consola”, quien estuvo a cargo del sonido de la sala. Torres ha trabajando la mezcla de música latina reconocida por los Grammy, como la de Juan Luis Guerra y Marc Anthony.

A nivel visual, solo había una pantalla al fondo que constantemente mostraba imágenes en movimiento, aunque un par de veces se quedó en negro. Más variedad de secuencias habrían sido un complemento extra, pero con la genialidad de músicos que se presentaron esa noche, la realidad es que no hacía falta ni pantalla.

Ayer se confirmó que para el 2023 habrá otra edición del Mastercard JazzFest.

, , , , , , , , ,

No comments yet.

Leave a Reply

Ahí vamos.