Nosotros

“The Two Popes” – Un pase de batón radical

La Iglesia Católica ha sido foco de controversias por años, al punto de salpicar a la figura papal. Muchos escándalos explotaron bajo el papado del Papa Benedicto, Joseph Ratzinger, haciéndolo cómplice de casos desagradables de abuso sexual, corrupción y fraude. Su estilo estricto y ultra conservador no sentó bien sobre todos los practicantes de la fe católica, algo que hizo que Jorge Bergoglio sorprendiera con sus prácticas de humildad y su don de gente al convertirse en el Papa Francisco.

“The Two Popes”, una producción de Netflix, resalta precisamente el pase de batón de un Papa a otro, contrastando los estilos y diversidad de pensamientos entre Ratzinger y Bergoglio.

Esta película ya se puede ver en los cines Fine Arts de Miramar y Popular Center, y si esperas hasta el 20 de diciembre, la podrás ver en Netflix.

Anthony Hopkins personifica magistralmente a Joseph Ratzinger, y lo mismo se puede decir de Jonathan Pryce y Juan Minujín, interpretando a Jorge Bergoglio en distintas etapas de su vida con potentes actuaciones. Llega el momento en que te enfocas en el filme y te olvidas que estás viendo a actores interpretando a estas figuras.

La banda sonora también es muy buena, incluyendo canciones de los Beatles, Mercedes Sosa y hasta una que reconocerán enseguida si son netflixeros de corazón.

Como es de esperarse, la película está basada en hechos reales. La película se adentra más en la vida de Bergoglio que en la de Ratzinger, dejándote con las ganas de conocer más sobre el pasado del Papa retirado y saber las razones de por qué lo tildaban de Nazi.

Es interesante ver cómo los dos Papas, practicando una misma fe, tienen visiones tan apartadas. La narrativa se pone lenta en ocasiones, pero no le quita mérito a esta historia de redención y cambio.

Estudio: Netflix

Director: Fernando Meirelles

Escritor: Anthony McCarten

Género: Biográfica/Comedia/Drama

Clasificada: PG-13

Duración: 2:05

Calificación: 4.5/5

, , , , ,

No comments yet.

Leave a Reply

Ahí vamos.